Peeling Químico

(Quimioexfoliación / Exfoliación Química)

La exfoliación de la piel, llevada a cabo mediante el uso de sustancias químicas como la resorcina, el ácido salicílico, láctico, glicólico, retinoico o fenol el cual contribuye a disminuir la cantidad de lesiones activas, desinflamar las áreas de piel comprometidas, cerrar los poros, eliminar el aspecto graso de la piel y mejorar las manchas y cicatrices.

Según la profundidad de la piel que se requiera eliminar los peelings se clasifican en:

  • Superficial
  • Medio
  • Profundo

Los agentes exfoliantes superficiales son útiles para tratar las manchas superficiales, el acné y cerrar poros. El rejuvenecimiento cutáneo y la cicatrices requieren exfoliaciones medias y profundas.

Con los peelings superficiales se presenta un enrojecimiento de la piel que puede variar de ligero a medio y posteriormente una descamación superficial cuya duración promedio es de 5 – 7 días.

Las exfoliaciones químicas de profundidad media llegan hasta la Dermis papilar y se utilizan para el tratamiento de cicatrices y en rejuvenecimiento ya que inducen remodelación del colágeno..

Los peelings profundos tienen un resultado más espectacular en fotorejuvenecimiento pero los riesgos tanto locales como sistémicos han limitado su uso.

Adicionalmente, con el advenimiento del láser CO2 fraccionado, que es un procedimiento más controlado y mejor tolerado, las exfoliaciones químicas profundas han caído en desuso.